Pollo al ajillo con pimientos y calabacín

La entrada de hoy es una de esas recetas sanas: Pollo al ajillo con pimientos y calabacín. Carne a la que le eliminamos las grasas (la piel del pollo) y verdura que nos viene de lujo como acompañante. Con esto conseguimos un plato completo y equilibrado, además de muy sabroso porque el toque de ajo es inconfundible a la vez que no molesta a los más pequeños del hogar. Como es habitual, una receta apta para toda la familia.

Pollo al ajillo con pimientos y calabacín

Ingredientes:
Dos muslos de pollo y sus dos contramuslos. Sin piel.
Un calabacín
Unas tiras de pimientos asados (al gusto)
Un puñado de dientes de ajo (al gusto)
Sal marina
Aceite de oliva
Preparación:
  1. Salamos el pollo y lo ponemos a dorar en un caldero con aceite de oliva. Por ambos lados.
  2. Picamos finos los dientes de ajo y, cuando el pollo esté dorado, se los añadimos, bajando el fuego
  3. Incorporamos los pimientos y el calabacín cortado en dados, rectificamos de sal, tapamos y dejamos hacer unos 20 minutos
  4. Pasado este tiempo llevamos el pollo a una fuente de horno
  5. Hacemos lo mismo con la verdura, pero con cuidado de escurrirla del líquido que habrá soltado
  6. Regamos el pollo con un par de cucharadas de ese caldo
  7. Horneamos 10 minutos a 200° calor arriba y abajo. Y listo

Mira en vídeo cómo se hace esta receta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.