¿Cómo puedo saber si el risotto está bien hecho?

Comparte si te gustó

El risotto es uno de los mejores platos de la gastronomía italiana, cuenta con un sinfín de recetas de elaboración y variados ingredientes según el chef, los gustos y la tradición. Si hay un favorito, es el conocido risotto a la milanesa, o al azafrán.

¿Qué es lo mejor de elaborar el risotto? Es cultural, divertido, aprenderás mucho y comerás delicioso. Pero debes tener en cuenta que no siempre sale bien, en especial si no tienes la experiencia adecuada, sin embargo, te daremos unos consejos para que prepares un buen risotto. Aprende a preparar risottos fáciles que no queden melosos, secos ni aguados. El punto ideal del risotto es con el grano cremoso, bien suelto y al dente, que puedas comerlo cómodamente con un tenedor, y para que quede así, debes conocer la técnica adecuada y no cometer ningún error. ¡Presta especial atención!

El arroz

Es la parte más importante del risotto, por ello tiene tantas peculiaridades en su cocción. La preparación del arroz debe ser específica, este deberá desprenderse del almidón del grano para que obtenga cremosidad, pero a medida que esto sucede, los granos tienen que absorber cierta cantidad de humedad para que queden cocidos al dente.

Un buen consejo para que todas estas condiciones se susciten de manera ideal, es utilizando variedades de arroz italiano, arroz redondo, como los de las marcas Carnalori, Vialone o Arborio.

La grasa

Antes de añadir el caldo al risotto, se deberá nacarar bien el arroz. El término nacarar hace referencia al acto de añadir el arroz en una materia grasa durante unos minutos, hasta que estos tomen una apariencia translúcida y brillante. Nacarar el arroz es muy sencillo, para ello puedes emplear un caldo, fumet o leche muy caliente, la idea de que esté bien caliente, con la finalidad de no cortar la cocción del arroz.

Los tiempos a la hora de echar el caldo

El caldo del risotto debe ser echado poco a poco, la incorporación lenta, y previa evaporación total de la taza de caldo anterior, es un secreto muy importante para que el risotto mantenga un nivel adecuado de cocción, sin perder la textura ni la soltura.

A fuego lento

El risotto debe ser elaborado con paciencia, cuidando cada aspecto de la receta; solo bajo cocción lenta el risotto quedará cremoso, pues es la única forma de que libere el almidón. Este proceso coloquialmente recibe el nombre de mojar el almidón, transcurren alrededor de 20 minutos de cocción desde que el caldo toca el risotto.

Jamás dejes de remover

Un risotto olvidado es un risotto fracasado; no puedes perderlo de vista, durante toda la cocción debes removerlo, de lo contrario no se liberará el almidón y no quedará el arroz en su punto.

El toque final de cremosidad

El risotto es 100% cremoso, la clave final para lograrlo es añadir mantequilla y queso parmesano, únicamente cuando toda la receta ya esté elaborada. Cuando has seguido a cabalidad los consejos anteriores. Estará listo para disfrutar.

Esperamos que hayas tomado nota de estos consejos sobre el plato de arroz más emblemático de la comida italiana; anímate a elaborar esta receta llena de matices, pero siempre recuerda adquirir el arroz adecuado, añadir el caldo en el momento adecuado y utilizar la cantidad ideal de mantequilla y parmesano, solo así evitarás cometer los errores que puedan dar resultado a una receta fallida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.