Conejo con chocolate y champiñones

Hoy toca un rico y original Conejo con chocolate y champiñones. Una receta no muy complicada de realizar y que te aportará muchos nutrientes.
Es probable que cuando a tus hijos les digas que vas a mezclar carne y chocolate les dé por llamar a la Asistenta Social. Así que procura que sea una sorpresa para ellos y que, cuando lo sepan, ya hayan probado el primer bocado. Se olvidarán de todo. La de hoy es una de esas recetas contundentes con las que sorprender a la familia.

Conejo con chocolate y champiñones

Ingredientes:

Un conejo troceado

200 gr. de champiñones

50 gr. de chocolate negro

Dos zanahorias

Dos cebollas

Cinco dientes de ajo

Una hoja de laurel

Una rama de tomillo fresco

Perejil

Un poco de vino blanco seco

Manteca de cerdo

Sal marina

Pimienta

Aceite de oliva

 

Preparación:

  1. Salpimentamos el conejo y lo ponemos a dorar en una cazuela con un poco de manteca y otro de aceite de oliva
  2. Bajamos el fuego y añadimos dos dientes de ajo, la hoja de laurel y la rama de tomillo
  3. Mientras se hace el conejo, cortamos la cebolla en juliana, las zanahorias en todajas y los champiñones por la mitad
  4. Retiramos el hígado del conejo y lo reservamos. Subimos el fuego y vertemos un poco de vino blanco. Dejamos que el alcohol evapore (un par de minutos). Luego bajamos el fuego y retiramos el conejo
  5. En ese mismo aceite, sofreímos la verdura y los champiñones
  6. En un mortero, majamos el chocolate bien troceado, el perejil, los dientes de ajo restantes y el hígado del conejo. Con un poquito de sal marina.
  7. Cuando la verdura esté bien pochada, añadimos el contenido del mortero y mezclamos bien
  8. Pasados unos minutos, regresamos el conejo a la cazuela, apenas cubrimos de agua y que se haga una hora, más o menos

Mira en vídeo cómo se hace este  Conejo con chocolate y champiñones:

13 comentarios sobre “Conejo con chocolate y champiñones

  • el 15/03/2016 a las 13:51
    Permalink

    Sabias que el gran período de las cortesanas en Francia propició el consumo de chocolate al que se le atribuía un poder casi mágico que actúaba en las fibras amorosas del que lo consumía. El cardenal Richelieu y Casanova compartían esta costumbre que aprendieron de la famosa cortesana Jeanne Du Barry que lo consumía con pasión en distintas preparaciones. Este era una de las preparaciones que solian hacer las cortesanas para el Cardenal Richelieu. Una buena receta.

    Respuesta
    • el 16/03/2016 a las 08:52
      Permalink

      Ñooooosssss, la próxima vez que coma chocolate conloquesea m'arrimaré a la parienta!!!

      Respuesta
    • el 16/03/2016 a las 08:53
      Permalink

      Si paga él la hijoputeca le pongo un duplesss, pero me da que ya es tarde. DEP Mr. Rabbit

      Respuesta
    • el 16/03/2016 a las 08:55
      Permalink

      Es un poco anti operaciónbikini, sí. Pero y qué!!!!!!!!!! A beber, a comer y a ….., que el mundo se va a acabar !!!

      Respuesta
  • el 16/03/2016 a las 07:43
    Permalink

    Que receta más deliciosa, las combinaciones "raras" me encantan, aunque de pequeña me pasaba igual que a tus hijos primero tenia que comerlo como me dijera antes lo que era ya estaba el lio armado jeje. besos.

    Respuesta
    • el 16/03/2016 a las 08:57
      Permalink

      Ya te digo, Natalia !!! Siempre recordaré los ricos filetes que "no eran" lengua. Fueron ricos hasta que descubrí que sí eran lengua de ternera

      Respuesta
  • el 16/03/2016 a las 15:36
    Permalink

    Yo he probado el chocolate hace poco en los guisos, y delicioso. Me lo apunto para ponérselo al conejo.

    Respuesta
  • el 17/03/2016 a las 19:40
    Permalink

    Madredelamorhermoso!
    salivando estoy Jaime, que cosa más rica, por Dios!

    Respuesta
  • el 19/03/2016 a las 18:25
    Permalink

    Una receta muy apetecible, a pesar de que no me gusta el conejo, pero probaré con pollo seguro que está igual de bueno!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.