Pollo asado

¡Comparte si te ha gustado!Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print

La receta definitiva, jugosa y rica

El peligro del Pollo asado casero, y a veces del comercial, es que suele quedar seco como la mojama. Para ello empleamos dos trucos: de un lado elevamos la pieza sobre un salvamantel para que el calor circule también por debajo y no nos quede la carne en contacto directo con la bandeja, que siempre se hará más. De otro, hidratamos la carne cara quince minutos con los líquidos que le echamos (agua o vino) y los jugos del propio pollo. Hay que ser constante. Yo recomiendo que cada quince minutos abramos el horno y reguemos generosamente la superficie de la piel

Y en cuanto al adobo, no escatimar y ser generosos en especias, hierbas, aromatizantes…lo que decidamos echarle.

Pincha aquí para ver más recetas de carne


Ingredientes:

1 pollo de kilo y medio aproximadamente

1/2 l. vino blanco seco

1 limón

Tomillo fresco

Romero fresco

Orégano

3 hojas laurel

3 dientes ajo

Pimienta negra

Sal marina

Aceite de oliva

Pollo asado
Pollo asado

Preparación:

Lo primero será mezclar en un bol las hojas de laurel partidas, tomillo y orégano. Sin escatimar cantidades

En una fuente de asar, ponemos el pollo, lo bañamos en AOVE y lo embadurnamos con la mezcla de hierbas

Lo salpimentamos muy bien. Por fuera y también por dentro. Sin miedo a usar sal marina y pimienta

Lo regamos bien de limón y le metemos las cáscaras en el interior

Metemos dentro también una buena rama de tomillo, otra buena rama de romero y tres dientes de ajo a los que les hemos dado

Atamos los muslos por la parte del extremo, ponemos las alitas “en la espalda del pollo” y, aquí viene el truco, lo ponemos sobre una rejilla para que el calor circule por debajo y no esté en contacto con la superficie caliente de la bandeja

Lo regamos con el vino y lo metemos al horno, unas dos horas, a 180°C, calor arriba y abajo. Lo ponemos en el tercio inferior.

Cada 15 minutos lo regamos con el vino. Si se nos queda sin líquido, añadimos más. A la hora le damos la vuelta, no al pollo sino a la bandeja

Y pasado este tiempo comprobaremos que está dorado por fuera y súper tierno y jugoso por dentro. Y a disfrutarlo.


Mira en vídeo cómo se hace este Pollo asado:

Pollo asado
¡Comparte si te ha gustado!Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.